PWG - ARTÍCULOS - Geofísica de la Atmósfera
27 de Agosto de 2003

Contaminación: Cambio del Modelo Predictivo

Autor: Patricio Herman, Director de la Agrupación "Defendamos la Ciudad"
NOTA: Este artículo apareció originalmente en El Mostrador

Un sistema de gestión de calidad de aire considera medidas de largo y corto plazo. Las primeras buscan reestablecer la calidad ambiental y las segundas evitar la exposición de las personas a niveles críticos para su salud. Entre las primeras, en el caso de Santiago, se cuentan por ejemplo, el plan de transporte urbano y el crecimiento "hacia adentro", conducentes a evitar el exceso de buses en operación y los prolongados desplazamientos vehiculares que provocan mayores emisiones tóxicas. Entre las segundas, se encuentran las medidas de emergencia que adopta la autoridad cuando las concentraciones de los contaminantes llegan a niveles críticos, y su objetivo es encuadrarse en los niveles tolerables. En Santiago la situación atmosférica se pronostica con el Modelo de Cassmassi.

El Modelo de Josseph Cassmassi
Este modelo considera 8 estaciones de monitoreo en forma aislada y en muchas ocasiones se ha observado que durante la ocurrencia de episodios críticos, las estaciones interactúan entre sí. La prevalencia del punto de vista reduccionista (en desmedro del sistémico) ha inducido la ocurrencia de innumerables errores que la opinión pública ha conocido. En un seminario realizado recientemente por la Conama, al cual la prensa no tuvo acceso, se manifestó que:
- Este modelo es inefectivo para predecir niveles críticos de contaminación. Para el período comprendido entre el 20 de marzo de 2003 al 10 de agosto de 2003 sólo ha acertado 8 veces en la predicción de situaciones críticas (alerta y preemergencia), con 30 falsas alarmas y 12 episodios subestimados.
- Debido al cambio climático global, cada año es más difícil realizar pronósticos confiables. Sin embargo este modelo no se ha adaptado para estas nuevas situaciones (es decir, mantiene sus parámetros estables, a pesar de que las condiciones en estudio cambian).

Norma primaria de PM10
El Decreto Supremo N° 59/1998 establece la norma primaria de calidad del aire para material particulado grueso (PM10) en 150 microgramos/m3 Normal, como concentración promediada en 24 horas. Así, sólo se centra la atención en los valores medios y no en las variaciones hora por hora. Esto significa que los peaks de contaminación, dentro de cada día, quedan ocultos en el promedio de 24 horas. Por ejemplo, si entre las 5 y las 6 de la tarde de un día determinado se llegó a concentraciones superiores a 500 microgramos, y el resto del día las concentraciones fueron sólo de 100 microgramos, el promedio de 24 horas va a estar cerca de 133 microgramos, es decir, bajo la norma de 150 microgramos/m3N. Además, es conveniente tener en cuenta que:
- Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que el nivel peligroso de PM10 es por sobre los 66 microgramos/m3N.
- El promedio de PM10 en Santiago es de aproximadamente 110 microgramos/m3, lo que es casi el doble de lo aconsejado por la OMS (¿?).
- La Norma Chilena teórica es de 150 microgramos/m3N. Decimos teórica, porque cuando se alcanza 150 microgramos/m3 no se hace nada y se define la situación como Regular. Las medidas recién se toman al alcanzar los 195 microgramos/m3, nivel a partir del cual se declara ALERTA, esto es, 3 veces lo aconsejado por la OMS (¿?).

Condiciones que debe cumplir el modelo predictivo
La norma establece que el sistema de pronóstico debe entregar una confiabilidad superior al 65% por estación de Monitoreo, como promedio global. De esta manera, lo que ha sucedido es que aún con los magros resultados del modelo de Cassmassi para predecir episodios críticos, se estima que cumple con una confiabilidad superior al 65%. Sin embargo, lo lógico también sería ponderar la capacidad del modelo para acertar a los episodios críticos, pues es claro que no es difícil acertar cuando las condiciones se presentan buenas a regulares. A modo de ejemplo, se tiene que durante el período comprendido entre el 20 de marzo de 2003 al 10 de agosto de 2003 (143 casos en total), el modelo Cassmassi tiene una confiabilidad promedio apenas superior al 65%, la cual se sustenta no en la habilidad de pronosticar correctamente los niveles críticos (confiabilidad muy inferior al 50%), si no más bien en la capacidad de predecir correctamente las situaciones del tipo Bueno a Regular.

Sistema Neuronal Alternativo
Este modelo es más efectivo para la predicción de episodios críticos, ya que se basa en complejos algoritmos matemáticos que consideran las interacciones globales entre las estaciones de monitoreo. Para el mismo período señalado anteriormente, los valores del modelo neuronal son los siguientes, de acuerdo a las cifras entregadas por una universidad pública a la Conama durante el aludido seminario:

Nivel
Total
Observado
Porcentaje de acierto observado en el Modelo Neuronal
Bueno a
Regular
116
96%
(Superior a Cassmassi)
Alerta
23
52%
(Superior a Cassmassi)
Preemergencia
4
50%
(Superior a Cassmassi)
Emergencia
0
X
GLOBAL
143
88%
(Superior a Cassmassi)

Luego, este modelo es más efectivo que el modelo utilizado oficialmente. Por otra parte, el mismo tiene la capacidad de predecir no sólo las variaciones promediadas en 24 horas, sino que también las horarias, lo que lo convierte en un modelo de gran potencial para la administración de medidas más acotadas. Por ejemplo, con este modelo se podría predecir el peak de contaminación horaria para el día siguiente, con todos los beneficios implícitos. Además, es más económico que el actual, pues se basa en la utilización de información estrictamente necesaria: se sabe que el exceso de información genera distorsiones en la predicción.

Conclusión
Hoy en día existe un amplio margen de discrecionalidad cuando se tiene que decretar un episodio crítico. Priman las conveniencias políticas y se temen las recriminaciones del sector productivo, teniéndose en cuenta que el decidor es un funcionario de gobierno que se desenvuelve en la contingencia. Por tal razón, el cambio de modelo tiene que venir para asegurarnos mejores mediciones. La norma del DS 59/1998 hay que actualizarla, estableciendo la obligatoriedad de informar las variaciones horarias y que se tomen medidas cuando el modelo predictivo señale un riesgo de concentraciones críticas durante más de 2 horas seguidas en el día. Por otra parte, debe modificarse la referencia a la fiabilidad del modelo predictivo, estableciéndose niveles de confiabilidad por cada uno de los niveles y no una media global. Consideramos, además, que es imperioso que la ciudadanía tenga información de las concentraciones hora por hora, permitiendo su acceso a las tablas que publica el Sesma en su página web. Medir por medir carece de sentido, ya que así se gastan inútilmente los escasos recursos que tiene el Estado. Debemos usar las herramientas adecuadas para implementar las acciones preventivas necesarias ante la mala calidad del aire que padecemos. Recordemos que el bien superior es la salud de la población y esto lo saben muy bien los especialistas del Centro Nacional del Medio Ambiente (Cenma), profesionales de primer nivel, que hacen los mejores esfuerzos para cumplir con las tareas asignadas.

A la luz de lo reseñado, estamos seguros que las autoridades superiores de la Conama revisarán este asunto para revertir la situación que afecta a los aporreados habitantes de esta inficionada región.


El Mostrador - 19 de septiembre de 2003

Modelo Neuronal de Contaminación Atmosférica

Inexplicablemente la Conama RM no lo ve como una alternativa
Por Oriana Fernández

Un grupo de académicos de la Universidad de Santiago está probando un sistema de predicción de índices de contaminación que acierta en un 85 por ciento los pronósticos de episodios críticos, cifra superior a la del modelo actual. Sus creadores aseguran que es ''la'' alternativa para mejorar el modelo predictivo en uso, pero las autoridades no los apoyarían en sus investigaciones.
Desde el 2002, un grupo de académicos de la Universidad de Santiago (Usach) está testeando un nuevo modelo predictivo de episodios críticos de contaminación en la capital. Pese a que la iniciativa ha demostrado ser más eficiente que el modelo Cassmassi -actualmente en uso-, la Comisión Nacional del Medio Ambiente de la Región Metropolitana (Conama RM) lo considera apenas como un mecanismo de estudio adicional.
Esta evidente falta de interés, no sólo ha causado molestia entre los investigadores de la Usach, sino que también alimenta las sospechas de que la actitud de las autoridades ambientales tiene que ver con el convenio firmado con la Universidad de Chile, financiado, en parte, por la propia Conama y por Japón, a través de la Agencia de Cooperación Internacional (JICA).
El jefe del equipo de la Usach, el físico Patricio Pérez, sostiene que el ''modelo neuronal'' que proponen, es capaz de procesar la información de modo similar a como lo hace el cerebro humano. Es decir, puede resolver complejas situaciones de las que no hay datos previos que sirvan de referencia. Modelo –agrega- que ''aprende sobre la base de la experiencia y de la información que recopila a lo largo del tiempo''.
El sistema está basado en ''redes neuronales artificiales'', sistema puesto en práctica en Estados Unidos hace dos décadas. A partir de éste se desarrolló un paradigma de pronóstico para medir la calidad de aire que cuantifica las concentraciones de un contaminante en un periodo determinado.
La administración del actual sistema de pronóstico ambiental, denominado ''Cassmassi'' -en honor al profesor que lo creó-, funciona bajo la tutela del Centro Nacional del Medio Ambiente (Cenma), perteneciente a la Universidad de Chile.
El sistema Cassmassi incluye datos meteorológicos y los recopilados de los filtros de las estaciones de monitoreo. De este modo se detecta qué tipo de escenario ambiental habrá para el día siguiente. La Conama RM procesa estos datos y los envía a la Intendencia Metropolitana, la que a su vez toma de decisión de decretar o no un episodio crítico. Determinar una situación ambiental crítica en Santiago implica imponer medidas como la restricción vehicular adicional, prohibir el uso de chimeneas y la paralización de procesos industriales.

Resultados
Según sus creadores, el ''modelo neuronal'' comparado con el actualmente en uso detecta con mayor precisión los días en que se presentan episodios de contaminación de tipo ''normal'' y de ''alerta ambiental''. En cuanto a los días de ''preemergencia'' tendría un desempeño equivalente al sistema Cassmassi. No existen datos sobre los episodios de ''emergencia ambiental'', pues no ocurrieron durante el período en que se realizó la medición.
El sistema se aplicó entre el 6 de mayo y 17 de septiembre de 2002, a partir de los datos entregados por cinco estaciones de la red de monitoreo Macam II: Pudahuel, El Bosque, Cerrillos, La Florida y Parque O’Higgins, lugares que, históricamente, presentan las mayores concentraciones de contaminantes. Para obtener los resultados se trabajó con datos proporcionados por el Cenma y la Dirección Meteorológica de Chile.
Si se considera el porcentaje de días correctamente pronosticados, argumenta Patricio Pérez, las conclusiones tanto para la Conama RM -que financió parte de la investigación del año pasado-, como para la Usach, fueron positivas. En términos generales, durante el período de medición el nuevo sistema acertó en un 85 por ciento de los episodios, mientras que el Cassmassi obtuvo sólo un 74 por ciento de aciertos.
El modelo ''neuronal'' pronosticó correctamente un 89 por ciento de los días regulares a buenos, mientras que el Cassmassi acertó en un 78 por ciento. En cuanto a las alertas, el sistema en observación pronosticó un 67 por ciento de los episodios, mientras que el oficial lo hizo en un 53 por ciento. Respecto a las preemergencias, ambos sistemas acertaron en un 52 por ciento de las casos.
Según Pérez, esta última cifra no dejó satisfechos a los profesionales de la Conama RM. Por esta razón se inclinaron por mantener el modelo anterior, ya que el sistema de la Usach no garantiza una mayor precisión para los días de preemergencia.

No es el mejor modelo
''Este año no se nos pidió continuar con las mediciones. Sin embargo, hemos seguido trabajando igual y con mejores resultados'', dijo Patricio Pérez, convencido de que las autoridades no han tomado las decisiones correctas en esta área.
El científico de la Usach sostiene que el modelo Cassmassi ha mostrado deficiencias desde que entró en operaciones. ''No pronostica de manera adecuada los días de preemergencia o alerta ambiental. Es bueno para predecir, en cambio, los días en que no hay episodios''.
La Conama regional, según Pérez, insiste en que su actual sistema es el mejor modelo posible, lo que por cierto sería falso: ''Saben que nuestro sistema, en general, tiene mayores ventajas. Pero aparentemente no quieren tener problemas con la institución (la U. de Chile)''.
''Se exigía que el modelo tuviera una precisión por sobre el 70 por ciento respecto al pronóstico del día siguiente. Esta norma es la mínima. Se trata de una cota poco exigente y es satisfecha por un modelo muy elemental de persistencia, es decir, se parte de la premisa de que mañana va a ocurrir lo mismo que hoy'', dice.

El Mostrador intentó contrastar las aseveraciones de los profesores de la Usach con la Conama RM y el Cenma de la Universidad de Chile, pero en ambas instituciones no quisieron referirse al tema.


www.probono.cl - 27 de octubre de 2006

El Gobierno oculta la información de Contaminación Atmosférica

Un grupo de ciudadanos presentaron una acción de amparo por acceso a la información pública en contra del Secretario Ministerial de Salud de la Región Metropolitana, Claudio Osorio Ulloa, luego de que la SEREMI omitiera responder una solicitud de antecedentes sobre calidad del aire que maneja el Gobierno, y en base a la cual se decretan los episodios de excepción ambiental. La acción legal fue presentada por Ciudad Viva, Fundación Pro Bono y Fundación Pro Acceso y patrocinada por los abogados de oficinas de la Red Pro Bono Eduardo Ugarte, de Carey y Cía., y Pedro Pablo Gutiérrez, de Gutiérrez, Waugh, Jimeno & Asenjo, quienes recurrieron a la Justicia luego que la Secretaría Regional Ministerial de Salud no entregó respuesta a la petición realizada por los cuatro primeros el viernes 21 de julio.
En dicha oportunidad, los solicitantes requirieron a la Intendencia, la SEREMI de Salud y la Conama Metropolitana que se otorgue a la ciudadanía la posibilidad de ver en tiempo real los registros hora por hora de las concentraciones de material particulado (MP10 y PM2,5) que se generan en todas y cada una de las estaciones de monitoreo que están operando actualmente en Santiago (fijas y móviles) y a todos los informes de pronóstico que se elaboran diariamente con la información captada por dichas estaciones (pronósticos Casmassi matutino, vespertino y neuronal y Pronóstico Neuronal).
Enfatizaron que las autoridades utilizan diariamente estos antecedentes para evaluar la polución y si procede dictar un episodio de excepción ambiental; sin embargo, los informes no están a disposición del público y los indicadores de contaminación que se informan corresponden a los promedios móviles de 24 horas de los Índices de Calidad del Aire referido a Partículas (ICAP), que tienen un valor estadístico, pero no reflejan a cabalidad los niveles de contaminación a los que se ven expuestas las personas.
El amparo se enmarca en la llamada Ley de Probidad, que garantiza el acceso de los ciudadanos a informarse de las decisiones que toman las autoridades y a conocer los antecedentes que éstas disponen. El acceso a la información está, además, respaldado en el artículo 8º de la Constitución que establece que "son públicos los actos y resoluciones de los órganos del Estado, así como sus fundamentos y los procedimientos que utilicen". "Como ciudadanos, sentimos que tenemos derecho a conocer en tiempo real en qué condiciones está el aire que respiramos. Poseer esta información puede ser de suma utilidad para las personas, permitiéndoles evitar viajes innecesarios a los sectores más afectados durante las horas donde la contaminación es más alta", subrayó Eduardo Ugarte.
Agregó que las autoridades metropolitanas cuentan con esa información, y que ésta está siendo financiada con dineros públicos, por lo que no existe justificación alguna para vetar el acceso de la ciudadanía a estos antecedentes.
La acción legal se presenta a menos de dos semanas desde que la Corte Interamericana comunicara al Estado de Chile su condena por vulnerar el Derecho de Acceso a la Información de Marcel Claude, Sebastián Cox y el ex diputado Arturo Longton, a quienes el Comité de Inversiones Extranjeras les negó los antecedentes sobre Forestal Trillium, empresa que pretendía explotar recursos naturales en la XII Región.

La respuesta de la autoridad
Los argumentos de los recurrentes nunca fueron respondidos por la SEREMI de Salud, dependencia que además fue oficiada por el Intendente metropolitano, Víctor Barrueto, para que estudiara la factibilidad técnica de entregar a la población acceso en tiempo real a las mediciones obtenidas en las estaciones de monitoreo que operan en Santiago, tanto aquellas que forman parte de la Red de Monitoreo Automática de Contaminantes Atmosféricos (MACAM) como las móviles.
En un oficio fechado el 23 de agosto de 2006 -un mes después de entregada la primera solicitud y luego de que los firmantes presentaran una carta protestando por la demora en la respuesta-, Barrueto ofreció incluir a los solicitantes dentro de la lista de correos electónicos mediante la cual se distribuyen los pronósticos diarios elaborados por Conama RM, los que se emiten a las 12:00 y 19:00 horas de cada día. A lo anterior se sumó la respuesta de la Directora Ejecutiva de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), Ana Lya Uriarte, que en una carta fechada el 26 de septiembre anunció que la solicitud sería también remitida a la autoridad sanitaria.
"[La] información sobre las mediciones de las concentraciones horarias de material particulado fracción fina y gruesa [PM2,5 y MP10] generada por las estaciones de la Red MACAM así como de las estaciones móviles que mantiene la Secretaría Regional Ministerial de Salud RM, es administrada por dicho servicio, a quien corresponde su manejo y validación. Por lo anterior, remitiremos su solicitud a dicho servicio", especificó Uriarte en la Carta D.J. Nº 62.886/06.
Pese a los requerimientos ciudadanos y de las autoridades, la Seremi de Salud no respondió la solicitud. Tampoco hubo un pronunciamiento respecto a una nueva petición presentada por Fundación Pro Acceso con fecha 4 de octubre de 2006, una organización social especializada en materias de Acceso a la Información Pública, que insistió en la necesidad de conocer los mismos antecedentes.
El director ejecutivo de esta institución, Moisés Sánchez, señaló que es inaceptable que luego de tres meses de realizada la solicitud inicial y más de ocho semanas desde que recibiera la orden del Intendente, la Seremi de Salud no haya puesto a disposición del público los datos que ya posee sobre la contaminación atmosférica de Santiago en una plataforma que permita consultarlos en tiempo real.

Acciones legales
La falta de respuesta de la Seremi obligó a los solicitantes a emprender acciones legales en contra de la autoridad sanitaria. Las organizaciones peticionarias, junto a Fundación Pro Acceso, lograron constituir una plataforma ciudadana que incorpora distintas visiones con un mismo objetivo: fomentar la transparencia de las decisiones de las autoridades.
El abogado Pedro Pablo Gutiérrez explicó que la vía judicial fue la única opción que les quedó a los solicitantes luego de las reiteradas omisiones de la dependencia a cargo de Claudio Osorio y lamentó la falta de interés de esta autoridad respecto a dar curso a las peticiones de la ciudadanía.
El presidente de Fundación Pro Bono, Pablo Guerrero, precisó que el camino adoptado por la plataforma ciudadana será un precedente en materia de acceso a la información, que desincentivará las prácticas secretistas arraigadas en algunas dependencias de la administración pública. Por su parte, el secretario general de Ciudad Viva, Federico Allendes, enfatizó que sólo contando con una mejor información, los ciudadanos, organizaciones sociales, gobiernos locales y demás actores sociales podrán participar en el diseño e implementación de políticas públicas que permitan lograr avances controlados en materia de justicia ambiental.
La coalición ciudadana estructurada en torno a esta iniciativa anunció que se tomarán las medidas legales necesarias hasta que la Seremi de Salud Metropolitana entregue los antecedentes que se le están requiriendo.