TGT - Papers Pronóstico y Predicción de Terremotos
Enero de 2008

ESTIMACIÓN PROBABILÍSTICA DE INTENSIDADES

El riesgo sísmico para una obra ingenieril específica (puentes, edificios, etc.) se puede cuantificar con el siguiente parámetro cuyos valores fluctúan entre 0 y 1:

Donde:
Ri = Riesgo sísmico en la celda "i"
El subíndice i identifica a una celda geográfica que puede medir 1º x 1º
n i = número de sismos en esa celda que presentan una intensidad mayor o igual a VI durante el periodo de observación total del catálogo sísmico (variable T)
t = periodo de diseño o vida útil de la obra ingenieril (~ 30 años)

Esto implica que la cantidad esperada de sismos riesgosos (con intensidad > = VI) durante el periodo de diseño se podrá calcular con la expresión N = n i / T, asumiendo distribución histográmica uniforme.

De acuerdo con Cinna Lomnitz (1979), se puede construir un mapa de riesgo sísmico asumiendo que cada fuente genera sismos con una distribución de Poisson (es decir, se puede definir una frecuencia media de ocurrencia con un bajo margen de error). La aplicación de este modelo junto con otras hipótesis permite construir el mapa que se observa a la derecha (tesis de Segio Barrientos, 1980).

Sobre el mapa, es importante destacar que se observa una zona de silencio sísmico a partir de la latitud 45º S y que en su elaboración no se incluyó una corrección por terreno (granito v/s sedimentos). Además, la situación entre 1980 y el presente ha cambiado, razón por la cual el mapa de la derecha se debe considerar como una aproximación de la situación actual.

Situación de Santiago.
De acuerdo con el mapa, podemos asegurar que para la Región Metropolitana el 10% de los eventos sísmicos producirá una intensidad superior a ~ 8 durante un periodo de observación de 50 años. Una típica zona sismogénica responsable de los terremotos en la zona central corresponde al - oficialmente inexistente - volcán submarino Fayot, ubicado a unos 70 Km al Oeste de Papudo. Sabiendo que la onda P viaja a unos 5 Km/s, mientras que la onda S viaja a unos 3 Km/s, tendremos que las ondas llegarán a Santiago con un desfase del orden de los 20 segundos (primero la P y a continuación la S). La importancia de ésto radica en que la onda S transporta más energía que la P, razón por la cual la onda S es la principal responsable de la destrucción. Luego, un habitante inteligente de Santiago atento a las primeras llegadas durante un evento sísmico, puede contar con unos 20 segundos de ventaja para ubicarse junto con su familia al aire libre y alejado de muros y edificaciones propensas a derrumbarse.

REGIONALIZACIÓN SÍSMICA DE ANDRÉS MARTIN - 1990
Andrés Martin utilizó como criterio de división longitudinal de Chile la línea que divide los sismos profundos de los superficiales, lo que se deriva del grado de acoplamiento entre la Placa de Nazca y la Sudamericana. Este criterio permite identificar dos macrozonas en Chile Continental: la costera (hipocentros con profundidades menores a 40 Km) y la macrozona cordillerana.
Como criterio de división latitudinal, Martin calculó el parámetro b de la Ley de Gutenberg - Richter para una superficie inicial y a continuación hizo variar la superficie de un modo iterativo. El hecho de obtener cambios apreciables en el parámetro b se interpreta como haber traspasado la frontera entre dos provincias sísmicas.


Intensidades con un 10% de probabilidad de ser excedidas en 50 años, considerando profundidades (Sergio Barrientos, 1980)

Estas son las nueve regiones sísmicas encontradas por Martin:
- Zona Costera: tres zonas
- Zona Cordillerana Profunda: cuatro zonas
- Zona Cordillerana Supeficial: una zona
- Zona de Magallanes.



www.geofisica.cl