Journal of Scientific Exploration, Vol. 19, No. 2, pp. 195–245, 2005

0892-3310/05

 

 

LA PROPOSICIÓN PEAR - The PEAR Proposition

(Traducción nº 1)

 

ROBERT G. JAHN AND BRENDA J. DUNNE

Princeton Engineering Anomalies Research

Princeton University

D-334 Engineering Quadrangle

School of Engineering and Applied Science

Princeton NJ 08544-5263

e-mail: rgjahn@princeton.edu

 

Desde hace más de un cuarto de siglo, el Laboratorio de Investigación de Anomalías de Ingeniería de Princeton (PEAR por sus siglas en ingles) se ha dedicado a una amplia gama de experimentos sobre anomalías físicas relacionadas con la conciencia y ha propuesto una selección de modelos teóricos correspondientes que se han combinado para iluminar la  naturaleza fundamental de los fenómenos provocativos que emergen. Una investigación productiva de este tema inevitablemente ha involucrado un espectro de factores políticos, culturales, personales, interpersonales que normalmente no son encontrados en las ciencias más convencionales, pero todas han enriquecido y complicado la empresa de muchas maneras. Algunas de las ideas extraídas de los trabajos son objetivamente especificas, como la escala y carácter estructural de los efectos anómalos; su relativa insensibilidad a correlaciones físicas objetivas, entre ellos la distancia y el tiempo; el patrón oscilante de ejecución que presentan; las principales discrepancias entre los resultados de hombres y mujeres, y su irregular de reproducibilidad en todos los niveles de experiencia. Sin embargo, otros muchos están relacionados a cuestiones subjetivas, como la capacidad de respuesta de los efectos a la intención conciente o inconciente y a la resonancia individual o colectiva, la relevancia del ambiente y la actitud en su generación; y la importancia de la incertidumbre intrínseca como fuente de las anomalías. Esta mezcla de características empíricas señala extremos opuestos de los modelos existentes, y por ende, de los más generales paradigmas científicos, para permitir a la conciencia y sus capacidades de procesamiento de información subjetiva tener un papel proactivo en el establecimiento de la realidad objetiva, con todas las complicaciones de la especificidad, causalidad y reproducibilidad que conlleva. A pesar de las complejidades de conceptualización, formulación y ejecución, pueden preverse aplicaciones prácticas de estos fenómenos en varias áreas.

    

Palabras clave: - anomalías humano/maquina – complementariedad –consciencia – generadores de datos aleatorios – intencionalidad –investigación de Anomalías en la Ingeniería de Princeton (PEAR) –percepción remota – resonancia – independencia espacio/temporal – subjetividad – modelos teóricos.

 

I) Prólogo

Cualquier intento de recorrer los 26 años de trayectoria del programa del PEAR debe reconocer que este no ha sido un esfuerzo tecnico monofilamentar. Por el contrario, los principales hilos científicos se entrelazan estrechamente con fibras filosóficas, económicas, políticas, culturales, personales e interpersonales que han limitado y enriquecido el curso de la investigación. Algunos de estos componentes se prestan cómodamente a exposición en una revista académica; otros no tanto, lo que exige al lector leer entre líneas para poder captarlas.

Mas allá de eso, es difícil secuenciar los hechos para poder seguir el curso de los elementos individuales coherentemente, mientras se trata de mantener alguna fidelidad cronológica en su evolución. No obstante, cualquier saber intelectual e intuitivo que se ha adquirido en este programa se ha desarrollado de una unión sinérgica dinámica de multivariados hilos de perspectivas y contextos pasados, presentes y futuros, mas que de alguno particular de ellos, per se, y es a aquella unión que este articulo esta dirigido. De hecho, esta evolución puede ser presentada desde muchas otras perspectivas en donde las visiones filosóficas, psicológicas, místicas, biográficas o históricas dominaran el informe, con los detalles analíticos y técnicos para mayor credibilidad; como se ha hecho en referencias para popularizar el tema.

Para lectores de nuestra Revista de Exploración Científica (JSE por sus siglas en ingles) este artículo tendrá una perspectiva básicamente científica, aunque se requiere mayor amplitud y profundidad que en otras áreas técnicas para acomodar las correlaciones empíricas. Para minimizar  las dimensiones de este documento, haremos varias referencias al primer intento por mostrar la realidad multidisciplinaria de este tema en el libro “Margins of Reality: The Role of Consciusnees in the Physical World” (Márgenes de la Realidad: El Rol de la Conciencia en el Mundo Físico) publicado en 1987. Si bien los resultados, modelos teóricos e interpretaciones conceptuales se han desarrollado mucho en dos décadas de trabajo posterior, gran parte del material auxiliar sigue valido. También varias referencias se harán sobre las publicaciones y reportes técnicos escritos en el transcurso del programa de investigación, muchos de los cuales se pueden descargar desde el sitio http://www.princeton.edu/~pear/

 

II) Génesis

Como puede verse en mas detalle en el libro, el establecimiento del programa del PEAR fue alentado por estudios rudimentarios usando generadores de eventos aleatorios (REG’s) microelectrónicos, llevado acabo en un proyecto independiente por uno de los autores (R.J) entre 1977 y 1979. Los extraños resultados en la relación mente/materia que se obtuvieron durante el curso de la investigación sugerían implicaciones epistemológicas para las ciencias básicas, implicaciones prácticas para aplicaciones tecnológicas e implicancias metafísicas para sistemas de creencias y comportamientos: personales, interpersonales y culturales. Claramente mas investigación substancial fue presentada, pero la idea de montar un programa de investigación de una escala y carácter competente para dar respuestas definitivas a las preguntas estratégicas y filosóficas que rodeaban esta investigación fue intimidada por una administración de la universidad rehacia y una falta de colegas científicos dispuestos y competentes para colaborar en este trabajo. Por suerte había en ese momento una erupción compensatoria de estímulos intelectuales, emocionales y monetarios por parte de grandes patrocinadores externos a la universidad que no dudaron en aportarnos con su prestigio, influencia y fondos. Después de un tedioso periodo de generalmente frustrantes y ocasionalmente divertidas negociaciones dentro de la universidad, el programa fue autorizado y lanzado oficialmente en Junio de 1979. Se habilito un pequeño espacio de una bodega en el sótano de la Escuela de Ingeniería para poner un laboratorio, la que hasta estos días esta sigue siendo la casa técnica y social de todas las operaciones internacionales del PEAR. Comenzó la contratación del personal adecuado,  una serie de experimentos iniciales fue diseñada e implementada, y el rió de información comenzó a fluir.

            Tempranamente el titulo “Investigación de Anomalías de Ingeniería de Princeton” fue elegido para enfatizar que este programa era (a) basado en un punto de vista académico; (b) impulsado por y dirigido principalmente a aplicaciones tecnológicas (c) centrado en fenómenos físicos inicialmente inexplicables; y (d) ocupando métodos rigurosamente científicos. En un clásico caso de sincronismo Jungiano, mientras se gestaba la decisión de adoptar este nombre y su acrónimo en una pequeña cafetería, los autores se dieron cuenta de que la los contenedores de la sal y la pimienta tenían forma de pera, que la ensalada tenia pera, y que la carta de postres ofrecía pastel de pera (pear en ingles significa pera).

            Toda la dirección política, técnica y filosófica del programa durante su nacimiento, infancia y  juventud fue compartida por los autores incluso antes de que el segundo (B.D) comenzara su trabajo como Jefe de Laboratorio. Durante este periodo el Director (R.J) trataba de mantener su credibilidad científica y autoridad administrativa en sus cuatro roles como Decano de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicada, Profesor de Ciencias Aeroespaciales, director de un gran programa de investigación de sistemas avanzados de propulsión espacial y líder de este programa de investigación de anomalías de la ingeniería que recién comenzaba. Desde el inicio se decidió que el propósito del programa era apuntar hacia un estudio científicamente riguroso, empírico y teórico de las interacciones anómalas de la mente con procesos físicos aleatorios, poniendo especial atención a las siguientes preguntas:

1. ¿Es válido hablar de anomalías mente/matera?

2. ¿Es posible un estudio científico sistemático de estas anomalías?

3. ¿Cuál es su escala?

4. ¿Presentan alguna estructura característica?

5. ¿Cuáles son sus correlaciones físicas primarias?

6. ¿Cuáles son sus correlaciones subjetivas primarias?

7. ¿Cuál es su reproducibilidad empírica?

8. ¿Pueden construirse modelos teóricos?

9. ¿Con que otras disciplinas tienen una relación científica?

10. ¿Están relacionadas a otras áreas, creativas o estéticas?

11. ¿Cuáles son las implicancias para la metodología científica?

12. ¿Qué aplicaciones practicas pueden tener?

13. ¿Cuáles son las implicancias culturales o metafísicas?

El desarrollo de este programa se ha dedicado a estas interrogantes y se pueden dar, en distintos grados, repuestas substanciales a cada una de ellas, como se mostrara a través del articulo.

            Para resolver estas preguntas se decidió también que la agenda de investigación debía comprometer tres partes complementarias:

1.      Estudios experimentales de la interacción de operadores humanos con unja gran de instrumentos que contengan algún tipo de proceso físico aleatorio, con el fin de evaluar la cantidad de información, en el sentido objetivo de la palabra, que puede ser impartida por medios anómalos a sus flujos de salida de  datos.

2.      Estudios experimentales complementarios sobre la percepción remota, para avaluar el grado de información sobre sitios físicos específicos que pueden ser adquiridos por un observador por métodos sensoriales no fisiológicos.

3.      Construcción de modelos teóricos que puedan lidiar con ambos tipos de experimentos; que ayuden en su diseño, evaluación e interpretación; y que eventualmente ayuden a la comprensión de estos fenómenos.

 

A través de la historia del programa el apoyo simbiótico técnico y filosófico de estas tres partes continuamente se ha demostrado y utilizado, y continua siendo un punto importante en las representaciones fenomenológicas y teóricas.

Fue claro desde el principio que el carácter multidisciplinario del programa exigía también un personal multidisciplinario el cual fue contratado y convertido en un equipo de investigacion poco común pero muy coherente y efectivo. Sumado a un Director proveniente de las ciencias físicas e ingeniería y un jefe de laboratorio con experiencia en psicología del desarrollo y gran conocedor de tradiciones filosóficas, espirituales y místicas; el personal del laboratorio estaba compuesto por una selección de psicólogos, físicos, ingenieros y sociólogos. Algunos de ellos han estado en el programa por varios años, mientras otros han sido mas pasajeros, pero todos han contribuido de manera importante a la efectividad de las operaciones y mayor entendimiento de los procesos.

 
III) Primeros Resultados
IV)
Hebras Subordinadas

V) Correlaciones Resultantes en las Anomalías Humano/Máquina

VI) Hebras Intangibles

VII) Percepción Remota

 

VIII) Modelos teóricos.

Desde el inicio del programa del PEAR se ha reconocido y confiado en el principio fundamental de todas las investigaciones científicas productivas de que los resultados experimentales deben estar de acuerdo con modelos teóricos si se desea un avance en la comprensión de las ciencias. Como Sir Francis Bacon dijo hace cuatro siglos y medio en su definición del método científico:

 

“..... Aquellos que se han dedicado a las ciencias han sido empiristas o racionalistas. Los empiristas, como las hormigas, solo llenan almacenes y los usan; y los racionalistas, como las arañas, crean redes a partir de si mismos, pero la abeja toma el camino medio, recolectando el polen de las flores del campo, digiriendo y transformando la materia prima por sus propios medios. En una manera similar este es el verdadero trabajo y oficio de la filosofía, la cual, no

confiando demasiado en las facultades de la mente, no acumula las materias, adquirido por la historia natural y la experiencia mecánica, ya sea completa o desactualizada en la memoria, si no que la guarda después de ser procesada y elaborada por la comprensión; y por lo tanto tenemos terreno firme donde pisar, en la unión de la capacidad de racionalización y la experimentación, las cuales nunca antes habían sido unidas con este fin”.

 

En la referencia 1 se presenta en detalle nuestra propia forma de “ciencia en dos etapas” el cual sabíamos que debía ser seguido, especialmente en el tratamiento de estas inicialmente inexplicables anomalías físicas, si se deseaba construir una plataforma sólida de conocimiento. El problema al cual nos enfrentamos era que los estudios experimentales, incluso cuando eran hechos cuidadosamente, presentaban una gran cantidad de irregularidades, contradicciones, y desviaciones de lo convencional, de los precedentes y expectativas racionales e incluso intuitivas, que cualquier estrategia de modelamiento clásica se veía privada de cualquier esperanza de éxito. Simplemente rehaciendo nuestro articulo anterior encontramos un enorme abanico de características fenomenológicas que cualquier modelo propuesto debería alojar.

- Pequeños incrementos de la acumulación de información en sistemas estadísticamente estocásticos.

 -Correlaciones primarias de evidencia física objetiva con parámetros psicológicos subjetivos, principalmente “intención” y “resonancia”

-Independencia estadística de la magnitud de los efectos respecto a la distancia y el tiempo.

-Estructura de distribución de datos consistente con pequeñas alteraciones en las probabilidades elementales predominantes.

-Importancia funcional del error en los procesos de transferencia de información.

-Reproducibilidad complejamente irregular.

Éstas inexplicables características experimentales forzaron el abandono de cualquier aplicación directa o extrapolación de modelos físicos, sicológicos o informáticos existentes, e hizo que consideráramos posiciones más radicales, en la cuales la conciencia pueda asumir un rol proactivo en el establecimiento de la realidad física y donde la causalidad determinista es muy generalizada.

            El carácter central de éstos enfoques no convencionales se propone en el artículo “sciences of the subjective, el cual explica el desafío en las siguientes proposiciones.

Cualquier readmisión formal de elementos subjetivos en la metodología científica dependerá de la precisión con la que puedan ser definidos, medidos y representados, y en la flexibilidad de las técnicas científicas establecidas en su inclusión. Por ejemplo, cualquier ciencia neosubjetiva además, de mantener el rigor lógico, el diálogo experimental/teórico y el propósito cultural de su antecesor subjetivo, debe tener las siguientes cualidades: reconocer el rol proactivo de la conciencia humana; un uso más explicito y profundo de metáforas interdisciplinarias; e interpretaciones más generosas de la medición, reproducibilidad, y resonancia; una reducción de las aspiraciones ontológicas y una causalidad teleológica central. Más importante, los aspectos subjetivos y objetivos de ésta ciencia holística deben mantener una complementariedad mutuamente respetuosa y constructiva entre ellos para que esta disciplina cumpla con sus expectativas y su rol en la sociedad.

Dentro de ésta actitud genérica nuestros esfuerzos particulares han generado tres marcos conceptuales, cada uno de los cuales ha sido descrito a fondo en una seria de publicaciones y presentaciones. Aquí sólo esbozaremos la esencia de cada uno brevemente.

a) Mecánica Cuántica de la Conciencia.

Tempranamente en el programa nos asombramos por una serie de similitudes entre la evolución histórica y filosófica de la mecánica cuántica y en el curso del desarrollo de la experiencia de las anomalías físicas relacionadas con las conciencias, en ambas situaciones los modelos clásicos de realidad, tanto conceptuales como analíticos, han sido puestos a prueba por la aparición de diversos tipos de datos experimentales, esto fue posible gracias al desarrollo de instrumentos más sensibles y confiables. En ambos casos los intentos de entender los datos anómalos a través de los formalismos existentes fueron categórica y profundamente infructuosos, forzando a la postulación y desarrollo de un número de conceptos contra-intuitivos, algunos de los cuales fueron originalmente introducidos en el dominio de la escala atómica, parecen ofrecer potencialmente asociaciones metafóricas productivas con el tópico mente/materia también. Entre éstas se pueden nombrar la cuantización de la energía y otras obervables físicos; la dualidad onda-partícula y la mecánica ondulatoria de la estructura atómica; los principios de incertidumbre, complementariedad, exclusión e indistinguibilidad; y el carácter probabilístico de las observaciones cuánticas. La nueva proposición radical subyacente a ésta similitud es que todas estas cualidades pueden ser vistas como imposiciones de la conciencia, en lugar de características intrínsecas de los eventos físicos, per se.

El modelo propuesto en la referencia 9 toma el punto de vista de que la realidad está constituida solamente por las interacciones de la conciencia con su medio ambiente, y por lo tanto que cualquier esquema de conceptualización desarrollado para enfrentar esa realidad debe reflejar los procesos de la conciencia así como también los de su medio ambiente. En éste contexto los conceptos y formalismos de la mecánica cuántica experimental son apropiados a través de metáforas para representar las características de la conciencia interactuando con su medioambiente. Más específicamente proponemos que si una conciencia está representada por una función de onda mecano cuántica, y su medioambiente incluido en su propio cuerpo físico, es representado por un perfil de potencial adecuado, la mecánica ondulatoria de Schrödinger contiene autofunciones y autovalores que pueden ser asociados con las experiencias cognitivas y emocionales de esa conciencia en ese medioambiente.

Para articular esta metáfora es necesario asociar ciertos aspectos cuantitativos del formalismo, tales como el sistema de coordenadas, los números quánticos, e incluso la métrica en sí misma, con variados descriptores cualitativos de conciencia, tales como intensidad, perspectiva, actitud de aproximación o rechazo, balance entre actividad cognitiva y emocional, y “yin/yang” o disposición receptiva/activa. Considerando esto, cierto tipo de aplicaciones computacionales pueden mostrar importancia metafórica para la experiencia individual y colectiva, y en particular para nuestra situación experimental. Específicamente ejercicios teórico-cuánticos tradicionales como el del campo de fuerzas centrales y la estructura atómica, enlaces covalentes moleculares, penetración de barreras (efecto túnel), y el comportamiento colectivo estadístico cuántico pueden ser analogías útiles para la representación y correlación de una gran variedad de experiencias concientes, normales y anómalas, y para el diseño e interpretación de experimentos que ayuden a estudiar esto sistemáticamente. Por ejemplo, varias capacidades concientes anómalas se deducirían normalmente a partir de su dualidad “onda/partícula”; nuestro factor de resonancia empírica puede estar relacionado al enlace molecular, nuestro género y efectos co-operadores con el spin electrónico y su emparejamiento; El efecto de campo REG (Random Event Generator) se puede modelar con el comportamiento de partículas colectivo en varios pozos de potencial; y las cualidades de reproducibilidad condicional a la incertidumbre estadística intrínseca de todos los fenómenos cuánticos.

            Si bien los pedidos para reimprimir ésta publicación han sido cientos, también ha recibido quejas de parte de algunos miembros de la comunidad de física teórica tradicional, los cuales lo han percibido como una prostitución de sus formalismos cuánticos más estrechamente definidos. Sin embargo, ha probado ser una representación conceptual muy útil de las interacciones mente/materia en la cuales los efectos “anómalos” se consideran normales en sistemas humano/máquina y humano/humano enlazados cuánticamente.

 

b) Modelos Modulares.

Un segundo modelo, también adecuado para aplicaciones interdisciplinarias, ha sido publicado con el título de “A Modular Model Of Mind/Matter Manifestations (m5)” (Modelo Modular de Manifesciones Mente/Materia), y desarrollado mayormente en un artículo subsiguiente llamado “M*: Vector Representation Of The Subliminal Seed Regime Of M5”. En resumen, los modelos M5 y M* postulan que los efectos anómalos como aquellos observados en nuestros experimentos no provienen de una comunicación directa entre la mente conciente y el mundo físico tangible, pero tienen sus orígenes en las profundidades de la mente inconciente y un sustrato intangible de la realidad física, en donde la distinción cartesiana entre mente y materia se hace borrosa y pierde su utilidad. Éste es un dominio poco nítido de incertidumbre y probabilidad, donde el espacio y el tiempo aún no han sido definidos, ni mucho menos distinguidos, y donde la información espera para nacer. Nuestra representación propone que cuando la mente conciente expresa un fuerte deseo aumentado por profundos sentimientos de resonancia, ésa intención resonante estimula algún proceso en la mente inconciente que es reflejado en la potencialidad prefísica y expresado subsecuentemente a través de un sutil sesgo en los eventos físicos probabilísticos. Éste proceso también puede funcionar de forma inversa, como en la experiencia de percepción remota, donde la información física acerca de la escena objetivo difunde en su composición intangible fundamental, donde puede interactuar con, y ejercer alguna influencia formativa sobre, la mente inconciente del receptor, y desde ahí emerger hacia una experiencia conciente y una subsiguiente descripción de la escena. Con los módulos enlazados de la mente conciente y el mundo físico revelado, esto indirectamente unido a través de los módulos no enlazados de la conciencia y los substratos intangibles, no debería sorprendernos encontrar correlaciones aparentemente sin causa que nosotros calificamos como anomalías. Este modelo plantea, pero no trata de resolver, el posible rol de una “Fuente” cósmica más extensa, la cual podría influenciar, informar y difundir a trabes de toda la configuración modular.

            Las implicaciones de esta taxonomia para el diseño e interpretación experimental incluyen; esquemas sutiles de retroalimentación que

Fig 16:

faciliten que la intención consciente este al servicio del procesamiento mental inconsciente; sistemas de objetivos físicos que proveen una gran cantidad de potencialidades intangibles; operadores susceptibles a este mecanismo; y un ambiente que apoya la composición de nuestra estrategia. Algunos requisitos para una extensión teórica del modelo son; una mejor comprensión de el dialogo entre el aspecto consciente e inconsciente de la mente; formulaciones mas pragmáticas de las relaciones entre los procesos físicos tangibles e intangibles; y principalmente una representación convincente de fusión de la dimensiones mental y material en  una sola en sus niveles mas profundos.

            Una forma de visualizar el espacio subliminal primordial que se encuentra bajo la realidad tangible y la experiencia consciente utiliza un conjunto de vectores complejos cuyos componentes engloban los aspectos pre-subjetivos y pre-objetivos de sus interacciones. Argumentos algebraicos elementales predicen entonces que el grado de correlación anómala entre las experiencias conscientes emergentes y sus correspondientes eventos tangibles dependen solamente del alineamiento de estos vectores que interactúan, por ejemplo, en la correspondencia de su coordenadas “duro” y “suave” individuales. Esto, a su vez sugiere una estrategia de alineamiento subconsciente basado en; el deseo fuerte de algo, propósito común y resonancia significativa lo que es consistente con nuestra experiencia practica. Varios de nuestros experimentos actuales han sido diseñados específicamente para probar estos y otros aspectos de las preediciones, pero no se ha producido suficiente información todavía para dar respuestas definitivas.

 

c) Filtros de la conciencia

El concepto de un intercambio en ambas direcciones entre la Fuente primordial y una Consciencia organizada, nombrado brevemente en el contexto del M5, ha sido desarrollado en mayor profundidad en un contexto teórico mas recientemente, en un articulo titulado “Sensors, Filtres and the Source of Reality” (Sensores, Filtros y la Fuente de la Realidad). Este modelo propone que la cantidad limitada de interacciones de una conciencia individual con su medio ambiente próximo son solamente microcosmos de un proceso creativo mucho mayor en el cual nosotros somos capaces de participar, por lo cual podríamos adquirir información mas profunda y alterar nuestra experiencia personal a una extensión dependiente de la amplitud y la profundidad de la interpretación de la consciencia y su Fuente. Si bien los efectos individuales son pequeños, colectivamente puede constituir una influencia significativa sobre la misma Fuente. Tales interacciones están a la vez propiciadas e inhibidas por la intervención de una serie de influencias, o filtros, fisiológicas, psicológicas, lingüísticas y culturales las que condicionan nuestras percepciones y por lo tanto nuestras experiencias concientes, limitando de esta forma nuestro acceso directo a la Fuente. Dado que la mayoría de estos filtros funcionan a un nivel inconsciente rara vez se evocan interpretaciones de nuestras experiencias que no sean compatibles con nuestras preconcepciones filtradas. Trayendo estas influencias a un nivel consciente se hace posible volver a ajustar los filtros de la conciencia, y por lo tanto, alterar nuestra experiencia de realidad en un grado medible, apoyando la convicción de Niels Bohr de que “somos observadores y a la vez actores de este gran drama que es la existencia”. Mas específicamente, se propone que tales actitudes, tales como la abrirse a otros puntos de vista, el uso de metáforas asociativas, resonancia transpersonal, tolerancia de la incertidumbre, y balance entre el rigor analítico y con el gasto emocional, puede permitir experimentar realidades que son que son sensibles a la intención, el deseo o la necesidad, en una medida compatible con la evidencia empírica. Este modelo conceptual comparte algunas características con una serie de tradiciones espirituales y metafísicas, con una atención creciente de ciertos físicos teóricos en la distinción entre los niveles de realidad “epistémico” y “ontológico”, o, diciéndolo de otra forma, entre modelos “exofisicos” y “endofisicos”.

 

IX. Respuestas

 Cada una de las preguntas expuestas en la sección III han sido abordadas a través de datos experimentales pertinentes y modelos conceptuales relacionados que fueron ya presentados anteriormente y también presentes en la literatura de referencia correspondiente. Basándonos en la experiencia empírica y analítica es posible responder con cierta seguridad los desafíos estratégicos definidos en el génesis del programa (sección II), por ejemplo:

1. ¿Es valido hablar de anomalías mente/matera?

Sí, y esto es válido con cualquier estándar científico razonable. Los resultados de la interacción humano/máquina corresponden naturalmente a los improbables 10E-12, mientras que los resultados formales PRP son del orden de 10E-8.

2. ¿Es posible un estudio científico sistemático de estas anomalías?

Si, aunque su dependencia a factores subjetivos y su reproducibilidad estadística irregular genera problemas poco tradicionales de demostración e interpretación. Específicamente, las estrategias experimentales y analíticas; y las formulaciones teóricas deben aceptar la importancia primaria de características subjetivas en la estimulación de estos fenómenos, con su reproducibilidad irregular como consecuencia.

3. ¿Cuál es su escala?

El rango señal ruido son por lo general del orden 10E-4.

4. ¿Presentan alguna estructura característica?

Sí. Además de que la distribución estadística anómala presenta desplazamientos, hemos identificado una variedad de aberraciones respecto del ajuste matemático y otras asimetrías dependientes del operador e irregularidades en la distribución de datos.

5. ¿Cuáles son sus correlaciones físicas primarias?

Ninguna aparentemente hasta el momento, con excepción de los efectos que parecen derivar de fuentes y procesos aleatorios más que de restringidos eventos deterministas, con la incertidumbre intrínseca jugando un papel importante en su manifestación.

6. ¿Cuáles son sus correlaciones subjetivas primarias?

Si bien no hemos desarrollado medidas psicológicas o neurofisiológicas directamente, queda claro en nuestros experimentos que la intención (voluntad, deseo, etc.); la resonancia subjetiva con el instrumento, el proceso u otros individuos presentes; participación inconsciente; y el sexo del operador pueden afectar sustancialmente los resultados.

7. ¿Cuál es su reproducibilidad empírica?

Irregular, con suerte, pero estadísticamente robusta en grandes bases de datos.

8. ¿Pueden construirse modelos teóricos?

A nivel conceptual, si, pero falta por desarrollar formalismos canónicos, y probablemente se necesita esperar por mas correlaciones empíricas definitivas.

9. ¿Con que otras disciplinas tiene relación científica?

Ciencias físicas, químicas y biológicas; psicología; tecnología informática; cuidado de la salud; en realidad cualquier campo que incluya la observación humana o la interacción con procesos no deterministas.

10. ¿Están relacionadas a otras áreas, creativas o estéticas?

Prácticamente todos los dominios de la creatividad humana, apreciación estética o espiritualidad.

11. ¿Cuáles son las implicancias para la metodología científica?

Se necesita explicar la subjetividad, la incertidumbre y el rol proactivo de la conciencia.

12. ¿Qué aplicaciones practicas puede tener?

A corto plazo: detección tecnológica de, respuesta a y utilización de la sutil capacidad humana de procesar información.

A largo plazo: liberación de las sensibilidades subjetivas reprimidas y extender su utilización a contextos prácticos y creativos.

13. ¿Cuáles son las implicancias culturales o metafísicas?

Potenciación de la imagen propia humana, la responsabilidad personal, relaciones con los demás, cuidado y aprovechamiento del medio ambiente y direccionamiento evolucionario.

 

Prácticamente todos los temas de esta lista podrían tratarse en una monografía filosófica, ninguno de los cuales podemos subestimar, y cada uno podría inspirar un estudio empírico y un modelamiento teórico mucho más detallado de lo que hemos sido capaces de generar. Dados los compromisos que éstos retos técnicos, profesionales y personales requerirían, no sería correcto de nuestra parte pedir a otros que lo hagan. En lugar de esto sólo sugerimos a aquellos lectores que contemplan esta participación que el precio de entrada a esta tierra de maravillas epistemológicas incluye la capacidad de tener humildad, humor y un gran compromiso personal. Para nosotros, sólo podemos manifestar la satisfacción abrumadora de haber hecho ésta inversión en un momento crucial de nuestras carreras, y un sentimiento de privilegio y gratitud por la oportunidad de haber disfrutado y contribuido en éste tema desafiante y emocionante. El respeto por éstos fenómenos caprichosos, los estímulos intelectuales y emocionales que han dado y las interacciones resonantes con otras personas han superado las que nos ha brindado cualquier otra actividad personal o profesional y suponemos que éstas nos han preparado bien para cualquier reto futuro profesional o personal con que nos encontremos en esta vida o más allá. Sin embargo, otros deben comprar sus propios boletos, hacer sus propias selecciones de actividades y hacer sus propias conclusiones.

 

X) Lo que nos espera

XI) Epílogo

Agradecimientos

 

Referencias

1. Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (1988). Margins of Reality: The Role of Consciousness in the Physical

World. San Diego, CA: Harcourt Brace Jovanovich.

2. Jahn, R. G., Dunne, B. J., & Nelson, R. D. (1987). Engineering anomalies research. Journal of Scientific Exploration, 1, 21–50.

3. Nelson, R. D., Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (1986). Operator-related anomalies in physical systems and information processes. Journal of the Society for Psychical Research, 53, 261–285.

4. Jahn, R. G., Dunne, B. J., Nelson, R. D., Dobyns, Y. H., & Bradish, G. J. (1997). Correlations of random binary sequences with pre-stated operator intention: A review of a 12-year program. Journal of Scientific Exploration, 11, 345–367.

5. Dunne, B. J., & Bisaha, J. P. (1979). Precognitive remote viewing in the Chicago area: A replication of the Stanford experiment. Journal of Parapsychology, 43, 17–30.

6. Jahn, R. G., Dunne, B. J., & Jahn, E. G. (1980). Analytical judging procedure for remote perception experiments. Journal of Parapsychology, 44, 207–231.

7. Dunne, B. J., & Jahn, R. G. (2003). Information and uncertainty in remote perception research. Journal of Scientific Exploration, 17, 207–241.

8. Jahn, R. G. (1982). The persistent paradox of psychic phenomena: An engineering perspective. Proceedings of the IEEE, 70, 136–170.

9. Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (1986). On the quantum mechanics of consciousness, with application to anomalous phenomena. Foundations of Physics, 16, 721–772.

10. Jahn, R. G., Dobyns, Y. H., & Dunne, B. J. (1991). Count population profiles in engineering anomalies experiments. Journal of Scientific Exploration, 5, 205–232.

11. Dunne, B. J. (1991). Co-Operator Experiments with an REG Device. Technical Note PEAR 91005, Princeton Engineering Anomalies Research, Princeton University, School of Engineering and Applied Science.

12. Dunne, B. J. (1998). Gender differences in human/machine anomalies. Journal of Scientific Exploration, 12, 3–55.

13. Nelson, R. D., Jahn, R. G., Dobyns, Y. H., & Dunne, B. J. (2000). Contributions to variance in REG experiments: ANOVA models and specialized subsidiary analyses. Journal of Scientific Exploration, 14, 73–89.

14. Dunne, B. J., Nelson, R. D., & Jahn, R. G. (1988). Operator-related anomalies in a random mechanical cascade. Journal of Scientific Exploration, 2, 155–179.

15. Dunne, B. J., & Jahn, R. G. (1992). Experiment in remote human/machine interaction. Journal of Scientific Exploration, 6, 311–332.

16. Dunne, B. J., Dobyns, Y. H., Jahn, R. G., & Nelson, R. D. (1994). Series position effects in random event generator experiments, with an Appendix by A. Thompson, ‘‘Serial position effects in the psychological literature.’’ Journal of Scientific Exploration, 8, 197–215.

17. Jahn, R., Dunne, B., Bradish, G., Dobyns, Y., Lettieri, A., Nelson, R., Mischo, J., Boller, E.,

Bo¨sch, H., Vaitl, D., Houtkooper, J., & Walter, B. (2000). Mind/Machine Interaction Consortium: PortREG replication experiments. Journal of Scientific Exploration, 14, 499–555.

18. Atmanspacher, H., & Jahn, R. G. (2003). Problems of reproducibility in complex mind-matter systems. Journal of Scientific Exploration, 17, 243–270.

19. Dobyns, Y. H., Dunne, B. J., Jahn, R. G., & Nelson, R. D. (2004). The MegaREG experiment: Replication and interpretation. Journal of Scientific Exploration, 18, 369–397.

20. Nelson, R. D., Dunne, B. J., Dobyns, Y. H., Dunne, B. J., & Jahn, R. G. (1996). FieldREG anomalies in group situations. Journal of Scientific Exploration, 10, 111–141.

21. Nelson, R. D., Jahn, R. G., Dunne, B. J., Dobyns, Y. H., & Bradish, G. J. (1998). FieldREG II: Consciousness field effects: Replications and explorations. Journal of Scientific Exploration, 12, 425–454.

22. Hartmann, F. (1973). Paracelsus: Life and Prophecies. Blauvelt, NY: Rudolf Steiner Publications, p. 105.

23. Puthoff, H. E., & Targ, R. (1976). A perceptual channel for information transfer over kilometer distances: Historical perspective and recent research. Proceedings of the IEEE, 64, 329–354.

24. Journal of Scientific Exploration, 10, 1–184.

25. Bisaha, J. P., & Dunne, B. J. (1977). Multiple subject and long distance precognitive remote viewing of geographical locations. In Proceedings of an International Conference on Cybernetics and Society, Washington, DC, September 19–21, 1977 (sponsored by IEEE Systems, Man and Cybernetics Society), pp. 512–516.

26. Jahn, R. G. (1993). The complementarity of consciousness. (Proceedings of the L.E. Rhine Centenary Conference on ‘‘Cultivating Consciousness for Enhancing Human Potential, Wellness, and Healing’,  Durham, NC, November 8–10, 1991.) In Rao, K. R. (Ed.), Cultivating Consciousness: Enhancing Human Potential, Wellness, and Healing (pp. 111–121). Westport, CT: Praeger.

244 R. G. Jahn & B. J. Dunne

27. Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (2004). Sensors, filters, and the Source of reality. Journal of Scientific Exploration, 18, 547–570.

28. Heisenberg, W. (1958). Physics and Philosophy: The Revolution in Modern Physics. New York: Harper & Row, Harper Torchbooks, p. 179.

29. Bacon, F. (1620). Novum Organum, Part I. (Quoted in F. S. Taylor, Science Past and Present [London and Toronto: William Heinemann, 1945], p. 86.)

30. Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (1997). Science of the subjective. Journal of Scientific Exploration, 11, 201–224.

31. Jahn, R. G., & Dunne, B. J. (2001). A modular model of mind/matter manifestations (M5). Journal of Scientific Exploration, 15, 299–329.

32. Jahn, R. G. (2002). M*: Vector representation of the subliminal seed regime of M5. Journal of Scientific Exploration, 16, 341–357.

33. Bohr, N. (1961). Atomic Theory and the Description of Nature. Cambridge University Press. p. 119.

34. Atmanspacher, H. (1994). Is the Ontic/Epistemic-Distinction Sufficient to Describe Quantum Systems Exhaustively? In Laurikainen, K. V., Montonen, S., & Sunnarborg, K. (Eds.), Max-Planck-Institut fu¨r extraterrestrische Physik, Garching, Germany Symposium on the Foundations of Modern Physics 1994: 70 Years of Matter Waves. Helsinki, Finland, 13–16 June 1994 (pp. 15–32). Gif-sur-Yvette, France: Editions Frontie`res.

 

 

 

Taductor: Bernardo Pinto
HOME: Física UltraModerna

Santiago 17 Agosto 2008